Realizan marcha contra las políticas antiinmigrantes de Donald Trump


-LOS ÁNGELES, EEUU- Respondiendo a las peticiones de “no ir al trabajo, no llevar los niños a la escuela, no abrir los negocios y no comprar productos”, miles de personas salieron ayer en Los Ángeles y otras ciudades de EEUU para celebrar el Día del Trabajo pidiendo “resistencia” a las políticas antiinmigrantes de Donald Trump.

“La Administración de Trump es la mayor amenaza que los hombres y mujeres trabajadoras del país han sufrido en toda una generación”, declaró María Elena Durazo, representante del Sindicato Unite Here.

La líder sindical hizo un llamado a “resistir” las políticas “sesgadas y peligrosas” de la actual Administración a los más de 30.000 de sus miembros que, según cifras del sindicato, participaron ayer en acciones en sus comunidades o sitios de trabajo en 27 ciudades del país durante su celebración del Día Internacional del Trabajo.

El movimiento Cosecha estuvo coordinando desde Boston, Massachusetts, las actividades realizadas en 25 estados del país para promover el paro nacional en apoyo a los inmigrantes.

“Estamos viendo que más y más ciudades están empezando a trasmitir sus marchas en vivo. Son muestra de que nuestra comunidad está saliendo a las calles y se siente un momento grande y decisivo para la comunidad”, declaró la portavoz de Cosecha, Brenda Valladares.

Para la activista, lo más importante de los eventos realizados ayer es “un cambio en la conversación para que todo el país hable de un ‘Día sin inmigrantes’ ya sea con protestas en las calles o con personas que se quedan en sus casas”.

De su parte, la activista Olga Rendón, del movimiento Resiste indicó que desde Nuevo Haven, Connecticut “miles se unieron a la huelga a nivel nacional para demostrar nuestro poder económico”.

En la ciudad de Washington, Fernanda Durand, del grupo de defensa de los inmigrantes CASA en Acción, aseguró que aproximadamente 10.000 personas participaron hoy en marchas y protestas en la capital.

En el estado de Nueva York, cerca de una docena de protestas y marchas se realizaron en ciudades como Siracusa, Buffalo, Albany, Rochester y Long Island.