¿Presidente o preso? La figura de Lula divide a Brasil

Brasilia. La mitad de los brasileños quiere que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva gane las elecciones del año que viene, y regrese al cargo que ocupó entre 2003 y 2010. La otra mitad lo quiere en prisión por una condena por corrupción.

Esos sentimientos enfrentados dan contexto a una importante cuestión, mientras las campañas electorales calientan motores para los comicios de 2018: ¿Podrá presentarse Lula, que ha apelado la condena, a las elecciones?

“Que Lula se presente o no marca toda la diferencia en las próximas elecciones”, dijo Carlos Melo, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad Insper de Sao Paulo. “Aunque esté en la cárcel, no estará fuera de la campaña, ya que cualquiera a quien él apoye podría ser un candidato competitivo”.

Lula lidera los sondeos, y está haciendo campaña en todo el país, mientras apela el veredicto de culpabilidad. Si se respalda el fallo, podría ir a prisión y verse inhabilitado como candidato. Si se revoca, Lula afronta otros procesos judiciales que podrían interferir con su campaña. Pese a los reveses, Lula ha visto subir su popularidad desde la condena, confirmando el hecho de que probablemente sea una fuerza a tener en cuenta en las elecciones de una manera o de otra.

El presidente de un grupo de tres magistrados ha dicho que espera que la corte falle en la apelación de Lula antes del próximo agosto. Los comicios son en octubre.

Lula fue condenado en julio por el juez Sergio Moro, dentro de una gran investigación sobre sobornos de firmas constructoras y funcionarios públicos. Lula fue condenado a 9 años y medio de prisión e inhabilitado de ejercer un cargo público durante siete años.

Pero, mientras los candidatos buscan la forma de posicionarse en función del destino legal de Lula, también hay dudas sobre si su Partido de los Trabajadores tiene un plan B.

“La candidatura de Lula es irreversible”, dijo a The Associated Press la presidenta de la formación, Gleisi Hoffmann.

Ciro Gomes, exministro en un gobierno de Lula y aspirante a la presidencia, tiene otra opinión.

“El Partido de los Trabajadores tendrá un candidato, pero no será Lula”, afirmó Gomes hace poco en una conferencia en Sao Paulo. Las elecciones son el 7 de octubre de 2018, con una probable segunda vuelta tres semanas más tarde, si ninguno de los candidatos obtiene más del 50% del voto. Lula tiene un apoyo del 30% para la primera ronda, según un sondeo de la encuestadora Datafolha, en comparación con el 20% de su rival más cercano, el congresista Jair Bolsonaro.

Rivales no encuentran cómo agruparse

Otro factor que alimenta la ventaja de Lula es la división entre sus rivales, que no se han agrupado en torno a un candidato “antiLula”. El conservador Partido Brasileño de Social Democracia está dividido entre dos posibles candidatos: el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, que perdió las elecciones presidenciales contra Lula en 2006, y el alcalde de Sao Paulo, Joao Doria. Por ahora, ambos alcanzan menos del 10% de apoyo en los sondeos.